EL HECHIZO DE LA 2ª. EDICIÓN DE LA GRAN FONDO BIBE TRANSBIZKAIA

Por 2º año consecutivo, los participantes de la Transbizkaia han demostrado que la magia existe. Organización y participantes sincronizaban emociones la pasada jornada del domingo. Nuestras carreteras y paisajes se merecen una marcha como la Transbizkaia. Un formato de larga distancia con la que corresponder a la cultura cicloturista que caracteriza a nuestra tierra.

La jornada de ayer no era más que el resultado del duro trabajo realizado durante meses por la organización, liderada por Jotamas Eventos. Una pequeña empresa bizkaina con una romántica filosofía de trabajo que muchos tacharían de idealista. En Aire Norte somos unos privilegiados por poder vivir junto a ellos el desarrollo de la Gran Fondo BIBE Transbizkaia. Un proyecto cuya principal carga energética proviene del cariño y pasión por el ciclismo.

Sacar adelante esta marcha no es tarea fácil. Las primeras ediciones son complicadas más si todavía coincide con grandes y míticas pruebas como Lagos de Covadonga, los 10000 del Soplao o incluso La Musara. No es lo más propicio solaparse con estas grandes pero elegir fecha no es una tarea que dependa exclusivamente del organizador. Hay una serie de factores externos que limitan mucho el calendario de una prueba novel como la Transbizkaia.

UN DOMINGO CARGADO DE ENDORFINAS
Este 21 de mayo hemos vivido una jornada muy especial dentro del cicloturismo bizkaino. Un día cargado de endorfinas, emociones, sacrificio y sufrimiento con sabor a gloria.  La Gran Fondo BIBE Transbizkaia ha dado otro pequeño gran paso hacia lo que será, sin duda, una de las grandes fechas del ciclismo. Tras leer las opiniones de los corredores, recibidas por email o redes sociales, vemos que la dedicación de la organización a cada uno de los apartados de esta marcha ha sido bien valorada. Cada comentario que leemos es un regalo, es un premio a todo el equipo que tras el desgaste sufrido a nivel físico y psíquico hace que se te olvide todo y necesites empezar ya a pensar en la tercera edición.  Muchas veces a un organizador le dicen sus participantes: “No os imagináis lo que se siente al pasar por debajo de meta en una de tus pruebas” y es cierto. Pero creernos que no os imagináis el subidón que es para nosotros vuestro reconocimiento a un trabajo bien hecho. Es la mayor recompensa que un profesional puede tener. Es la mejor inyección de energía y motivación que podemos recibir.

LA DUREZA DE LA CARRETERA COMBATIDA DESDE EL ORGULLO Y PUNDONOR 
El año pasado conocimos en Aire Norte el mundo de la carretera en cuanto a eventos deportivos se refiere. Siempre nos habíamos centrado en pruebas de BTT como Pedales de Hierro, Stop-FA MTB o Pulmón de Acero.  El nivel físico de un pelotón como el de la Transbizkaia asusta, te achica, te intimida,… Es gente muy fuerte y muy entrenada. Deportistas que podrían hacer sombra a profesionales pero que no lo son y combinan su trabajo con este sacrificado deporte. Es impresionante como mantienen el ritmo durante horas y kilómetros en la Transbizkaia. Con el tiempo los grupos se van rompiendo a medida que sus cerebros imponen a sus cuerpos nuevos ritmos de pedaleo. Durante horas todos tienen una palabra martilleando su cabeza: Urkiola. Mítico puerto del ciclismo vasco coronado en su historia por grandes ciclistas profesionales. Impacta ver a muchos de los participantes de esta prueba totalmente consumidos a su llegada a lo alto de Urkiola. Sobre todo los que en su día optaron por el infierno de la Gran Fondo. El desgaste de los 180 Km. y los 8 puertos escalados no deja títere con cabeza. Pero es ahí donde por orgullo y pundonor sacan fuerzas de donde no hay para cruzar bajo el puente de meta. Nadie sonríe, la concentración es máxima, la debilidad física es tan extrema que se hace difícil mantener la bici en dirección recta, un simple pestañeo resta la poca energía que hace falta para otra nueva pedalada camino al santuario, los calambres empiezan a poner más cuesta arriba la situación y el cerebro juega con ambigüedades insinuándote que te rindas al mismo tiempo que busca un atisbo de motivación que te empuje por Txakurzulo. Pero esto ya lo sabíamos, la escalada de los 6 Km. de Urkiola se iba a convertir para muchos en su particular, y subjetiva, ultrafondo. Seguramente los más largos de su vida para muchos de los participantes.

En Aire Norte hemos tenido la suerte de que miembros de nuestro Club eligiesen donde vivir la experiencia aportando lo mejor de ellos. Una parte del equipo bajó a trincheras, junto con los compañeros de Jotamas Eventos, para ayudar en diferentes tareas organizativas. Algo por lo que les damos las gracias y enhorabuena. Fue increíble veros trabajar de esa manera. Pero lo más bonito fue ver como animasteis a nuestros compañeros de grupeta en su llegada a Urkiola con el dorsal negro protagonizando sus manillares. Un momento muy especial donde en Aire Norte, batimos las alas para impulsar hacia meta a estos titanes con nuestros gritos y aplausos.  Probablemente para nosotros uno de los momentos del fin de semana.

En resumen… ¿qué es la Transbizkaia?: ” Un cúmulo sensaciones contenidas durante horas en los cuerpos de nuestros corredores. Mentes que retienen un sinfín de emociones que al cruzar bajo el Santuario de Urkiola explotan sin control marcando el recuerdo de una experiencia singular.”

Gracias a todos por dejarnos vivir así nuestra profesión. Somos unos privilegiados.